Sácale provecho a tus ollas y cacerola

Ahorro de Gas el uso de ollas y cacerolas ya es algo que no debe de preocuparte

Ahorro de gas LP en casa es muy sencillo en el siguiente espacio te damos los puntos para generar un ahorro de gas considerable.

Mantener los quemadores limpios: Es muy importante el mantener los quemadores libres de grasa y de hollín. El que estén limpios y en buen estado hace que el calor fluya mejor, así se requiere menor gasto energético para lograr la potencia calorífica que deseamos. También debemos observar que la llama de nuestros quemadores sea de color azul, eso implica una correcta combustión del gas.

 

 

Cocinar con los recipientes adecuados: El material de los utensilios a la hora de cocinar es importante, en el gas tenemos la suerte que hay muchos donde escoger y eso lo distingue de otras cocinas, pero aún teniendo unas amplias posibilidades, hay materiales mejores conductores que otros. Por ello el material también implica un ahorro energético importante.

 

 

Escoger bien el tamaño de las cacerolas: Procura que las ollas y sartenes que se utilizan sean del mismo tamaño o un poco más grade que el quemador. Al colocar un utensilio muy pequeño el calor se desperdicia escapando la llama por los laterales. También es importante que los fondos de las ollas sean planos, se conduce mejor el calor y de forma más regular.

 

 

Tapar las cacerolas al cocinar: Tapar bien las ollas y sartenes durante el momento de cocción ayuda no solo a que se aproveche mejor el calor, si no que además conseguimos que los alimentos tengan un mejor sabor al ir haciéndose en su propio jugo y concentrándose más los aromas. Se cree que con esta medida se puede llegar a ahorrar hasta un 25% de energía.

 

 

Cocinar con olla a presión: Esta claro que todo sabe mejor cocinándose a fuego lento, pero en nuestro día a día para el ahorro, lo ideal sería cocinar en la olla exprés. La máxima de este tipo de ollas es más calor en menos tiempo. Así conseguimos preparar nuestros alimentos en muy poco tiempo con un gasto energético mucho menor. De media, una olla a presión permite ahorrar hasta un 50% de energía respecto al mismo plato cocinado en una olla normal.